Equipaje para hacer un viaje en bicicleta (con niños o sin ellos) 20 mayo, 2020 – Publicado en: Actividades – Etiquetas:

Si hay algo que puede resultar un poco más engorroso a la hora de viajar en bicicleta es la logística, y si es con niños la cosa se pone aún más divertida. En este artículo encontraréis el listado completo del material que llevamos a nuestro viaje a la Patagonia con dos niñas de 3 y 6 años. Aunque el viaje lo realizamos en el verano austral, algo que caracteriza a la Patagonia es su clima: lluvia, viento y frío fueron nuestros compañeros de viaje. Por eso, si vuestro viaje es a lugares más cálidos o secos, podéis prescindir de mucho del material que aquí os apuntamos.

En el siguiente enlace puedes descargarte el listado completo del material que nosotros utilizamos o, si lo prefieres, consultar a continuación una pequeña selección con algunos de los artículos más destacados para viajar en bicicleta con niños (o sin ellos).

Remolque para niños Croozer

Para un uso urbano esporádico casi cualquier remolque nos puede hacer un buen papel, pero si nuestra intención es hacer un viaje de varios días es esencial elegir uno que garantice la mejor ergonomía y seguridad posible. En nuestro caso nos decantamos por la marca alemana Croozer y no nos defraudó. El sistema de suspensión funciona a la perfección por caminos de ripio como los que puedes encontrar en la Carretera Austral y su maletero trasero es lo suficientemente amplio para guardar elementos como los sacos de dormir. En nuestro caso, que la lluvia era un elemento importante, teníamos además la funda para lluvia, que daba una protección extra. Para escoger el que más se adecue a tus necesidades, puede consultar nuestro artículo de “Los mejores remolques de bicicleta para niños”.

Remolque para niños Weehoo

Con 6 años ya se es lo suficientemente grande como para no poder ir en un carrito de paseo, pero demasiado pequeña para pedalear por su cuenta, al menos por una ruta tan exigente como la Carretera Austral. Una solución (más económica) es este remolque Weehoo que le permite ayudar a pedalear cuando quiera (y la ayuda se nota, y mucho) o descansar y quedarse sentada mirando el paisaje pasar. Al remolque se le pueden añadir unas alforjas traseras (viene con unas de serie muy ligeras, pero le adaptamos otras mejores). La distancia del asiento a los pedales es regulable, por lo que se adapta a diferentes edades y tamaños. Existen modelos de una y dos plazas, así como una capota protectora para la lluvia.

Alforjas Ortlieb Roller Classic

La marca Ortlieb es garantía de calidad y su modelo Roller todo un clásico en el mundo del cicloturismo. Es una apuesta segura. Con capacidad de 20l cada una, las alforjas Ortlieb Roller Classic son totalmente impermeables, esencial para realizar un viaje donde la lluvia es un elemento constante. Pero también son estancas al polvo y muy resistentes a la abrasión, lo que las convierte en unas alforjas todoterreno. Cuentan además con unas asas que permiten un mejor transporte cuando no están sobre la bicicleta y un sistema muy eficaz y rápido de anclaje y desanclaje. De la misma marca usamos también la bolsa multiusos para guardar elementos varios (bolsa de aseo, botiquín, electrónica…) sujetándola sobre la parrilla, y bolsa impermeable delantera para transportar las cosas que necesitamos más accesibles (cámara, dinero, móviles…).

Utensilios de cocina plegables

Al viajar en bicicleta, el control del peso y el volumen es fundamental. Se ha de intentar que todo sea lo más ligero posible (al fin y al cabo, todo el peso lo estamos transportando nosotros) y que ocupe el menor espacio posible, pues la capacidad de almacenamiento no es mucha. Por ello, para los utensilios de cocina existen marcas como Sea to Summit que ya han pensado cómo solucionar este problema, creando utensilios de cocina ligeros y plegables aptos para cocinar en cualquier hornillo y aguantar temperaturas altas. Encontramos desde ollas de distinto tamaño, platos, boles y vasos, hasta cubiertos más ligeros o que cumplen triple función e incluso la sartén que permite doblarse el asa para aprovechar al máximo el espacio. Por supuesto estos sistemas son algo más caros que los clásicos utensilios para acampada, pero a la larga la inversión merece la pena.

Dosificadores de silicona rellenables

Buscando como reducir al máximo el volumen y ser lo más eficientes posibles, dimos con estos dosificadores flexibles de silicona. Su variedad de tamaños y el hecho de que sean rellenables y cierren correctamente, hacen que sean ideales para llevar desde el gel, champú o suavizante, hasta el aceite de cocinar o el lavavajillas, permitiéndote de ese modo no tener que cargar con los botes enteros. Podemos ir rellenandolos en el camino, y cuando están vacías se pliegan y no ocupan apenas espacio. En la misma línea usamos las bolsas tipo zip reutilizables, también con distintos tamaños, que nos servían tanto para transportar y guardar pequeños utensilios (estropajo, mechero…) o como tuppers de comida.

Tienda de acampada Coleman Caucasus 

La tienda de campaña es un elemento fundamental para viajar en bicicleta con total libertad. Y elegir la más apropiada para cada momento no es tarea sencilla. Al fin y al cabo se va a convertir en nuestro hogar durante una temporada. En nuestro caso, después de mucho rebuscar nos decidimos por la Coleman Caucasus 3, una tienda sencilla que sin embargo cumplía a la perfección nuestras necesidades. A destacar el amplio espacio en el avance que permite guardar todo el equipaje, liberando el habitáculo principal, y su forma de tubo, que pese a su tamaño y a no ser una tienda de alta gama, da buenas prestaciones frente a la lluvia y el viento (y en la Patagonia hace mucho viento). Escogimos la de tres plazas (pese a que nosotros somos cuatro) ya que reducía peso y con el tamaño de las niñas podíamos acoplarnos bien. Para evitar que durante el viaje se mojara, la guardábamos en una bolsa estanca.

Colchoneta aislante hinchable ultraligera

Este tipo de esterillas se pueden hinchar fácilmente a pulmón (por lo que no es necesario llevarse más accesorios) y ocupan muy poco espacio una vez deshinchadas (un aspecto fundamental a la hora de viajar en bicicleta). Pero al mismo tiempo aportan comodidad a la hora de dormir (y descansar) tan necesaria en estos viajes. Si hay un elemento en el que es recomendable invertir es en una buena colchoneta aislante para acampar. El modelo Ultralight de Sea to Summit ofrece varios tamaños y a pesar de su grosor, os garantizamos que su sistema de celdas aísla y es más cómodo que muchas camas en las que hemos dormido. Existen también  almohadas hinchables. 

Saco de dormir Salewa Spice -8

Si la elección de la esterilla es importante, la decisión de que saco de dormir llevar no se queda atrás, especialmente si viajamos a lugares donde la temperatura puede descender mucho por las noches. En nuestro caso, al hacer también montaña, nos decantamos por el modelo Spice-8 de Salewa por su polivalencia. Además de estar diseñado para soportar con confort temperaturas de hasta -3 grados, su forma en cuña en la zona de los pies mejora la comodidad y la retención del calor en la parte inferior del cuerpo. Además este modelo se puede unir con otro  igual y formar un gran saco, ideal si quiere dormir un niño pequeño en medio. Para los niños existen también modelos de sacos de dormir adaptados a su tamaño y con muy buenas prestaciones.

Ropa térmica de lana merino

Si tienes pensado viajar en bicicleta fuera de la época estival, la ropa térmica de lana merino es una de las prendas que no debería faltar en tu equipaje. El hecho de ocupar poco, su facilidad de secado, su comodidad y sus colores y diseños básicos, la convierten en una prenda polivalente que tanto nos puede servir como pijama, como ropa interior de diario o incluso como ropa principal. Además no emite olores y aporta calor cuando se necesita, pero no molesta a no ser que haga mucho calor. La marca Mountain Warehouse tiene conjuntos de pantalón y camiseta de lana merino muy recomendables.

Trípode flexible

Este tipo de trípode es muy versátil si realizas un viaje en bicicleta o que implique en general movimiento. Permite colocar la cámara de foto o de vídeo en múltiples posiciones, con total seguridad ya que se enrollan las tres patas del pulpo en cualquier dirección impidiendo que se caiga. Bien en el manillar para hacer tomas en movimiento, hacia el remolque, como trípode normal para hacernos fotos de familia… Y cuando no se usa, es un divertido juguete para las niñas! Nosotros usamos el trípode flexible de la marca Lammcou y solo podemos decir cosas positivas.

Cámara de acción

Cámaras deportivas hay muchas y de muchos modelos. Escoger una depende de múltiples razones. Nosotros la usábamos principalmente para los vídeos, ya que llevábamos otras cámaras para hacer fotos. Nos decantamos por la Sony FDR X3000, además de por la óptica, principalmente por su sistema de estabilización, especialmente importante cuando grabas en movimiento, como puede ser cuando vas en bicicleta. Además este modelo cuenta con una resistente carcasa para lluvia y un visor muy práctico que te permite ver lo que estás grabando en una pequeña pantalla externa que puedes incluso ponerte como un reloj. Como extra contábamos con un pequeño micrófono externo que nos permitía mejorar el sonido de las grabaciones.