El bosque de Orgi 26 abril, 2021 – Publicado en: Excursiones con niños en Navarra – Etiquetas: ,

bosque de orgi

En el verde valle de Ultzama, cobijado entre suaves montañas, delicados prados y pueblos encantadores, se encuentra el milenario y singular bosque de Orgi. Un bellísimo y tranquilo paraje repleto de vida en el que, con la ayuda de varios recorridos didácticos, podremos descubrir todos los secretos del último de los primitivos robledales encharcadizos que poblaban el Prepirineo navarro hace más de 4.000 años. Ruta incluida en la guía de “Rutas con niños en el Pirineo navarro”.

A partir de
2-3 años

Dificultad
Fácil

Distancia
<1,5 km

Desnivel
0 m

Recorrido
Circular

Altitud máx.
550 m

Cómo llegar

Desde Pamplona tomaremos la N-121-A en dirección a Francia. Al llegar a Ostitz nos desviaremos por la NA-411 hasta llegar al bosque de Orgi, cerca de Lizaso. Los fines de semana, festivos y los meses de julio y agosto en horario de apertura de la caseta de acogida, se cobra una tasa por vehículo.

Descripción

Situada a pocos metros del aparcamiento, la Zona de acogida de Arigartzeta es el punto de inicio de todos los recorridos por el bosque de Orgi. En la zona encontraremos una caseta de información, aseos y merenderos.

El bosque de Orgi, con una extensión de 80 hectáreas, propone tres recorridos señalizados -el Laberinto, el Camino y la Senda- que podremos combinar y entremezclar para crear multitud de variantes y opciones para toda la familia con los que “perdernos” por el mágico robledal atlántico de Orgi.

El Laberinto (0,3 km)

Situada al inicio, junto al Humedal de Arigartzeta, la ruta del Laberinto se adentra en la espesura del bosque. Se trata de un pequeño recorrido de 300 m adaptado para personas con movilidad reducida e invidentes que, con la ayuda de distintos paneles, barandillas y pasarelas, nos permite recorrer con facilidad el sotobosque más frondoso del robledal de Orgi.

Una soga a nuestra derecha nos guiará durante todo el recorrido permitiéndonos recorrer el bosque únicamente con la ayuda del tacto y el oído. Con un poco de atención podremos escuchar el canto de algunas de las aves que aquí habitan; como el zorzal, el carbonero, la curruca ó el pico menor, y aprenderemos a distinguir la rugosa “piel” de los robles centenarios.

Un gran roble derribado por el viento, refugio perfecto para hongos, insectos y otros animales, nos anuncia el final del didáctico y sencillo paseo por el Laberinto.

El Camino (1,4 km)

Situado a continuación del recorrido del Laberinto, el Camino nos invita a recorrer el corazón del bosque y conocer los distintos ciclos de la vida del robledal, un ecosistema en perfecto equilibrio donde hasta los árboles caídos tienen su función.

El agradable camino se abre paso entre asombrosos robles milenarios y pequeños claros que el berro del prado tiñe de rosa durante la primavera.

A lo largo del recorrido varios bancos nos permiten descansar y disfrutar de un auténtico escenario de cuento de hadas habitado por multitud de animales: lirones, visones y especialmente murciélagos encuentran en estos viejos robles su hogar.

En el itinerario encontraremos también un Observatorio de aves y una antigua Cantera de ofitas, de la que antiguamente se extraía esta piedra volcánica de color gris empleada tradicionalmente en la construcción de carreteras y vías de tren. Un atajo a mitad del recorrido nos permite acortar la ruta.

La Senda (0,7 km)

Situada en la parte meridional del bosque, sirve de complemento al itinerario del Camino y se adentra en la parte más salvaje, selvática y húmeda del robledal. Por medio de unas estrechas y sinuosas pasarelas avanzaremos por un terreno encharcado en el que abundan los reptiles y anfibios, como el tritón jaspeado o la rana ágil, que encuentra aquí uno de sus últimos refugios dentro de la Península Ibérica.

En el itinerario encontraremos varios puntos de interés: el Lago de Aguasalada, la huella de un antiguo mar que hace millones de años ocupó toda la cuenca del Ebro, y el Observatorio de Tomaszelaieta, en el que con algo de paciencia y en silencio podremos espiar a las aves que habitan en el bosque.

Mapa

Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

Fotografías

© El texto y las fotografías son propiedad de wildkids.es. Queda prohibida su reproducción en cualquier otro medio sin el consentimiento expreso del autor.

Descubre nuestras guías de excursiones con niños:

Encuentra el mejor alojamiento al mejor precio para disfrutar del Pirineo navarro en familia. RESERVA AQUÍ

Artículos relacionados