La garganta de Kakueta 25 mayo, 2020 – Publicado en: Excursiones con niños en Europa, Excursiones con niños en Francia – Etiquetas:

Excursion con niños a la garganta de Kakueta

Formada hace más de 80 millones de años tras la última glaciación y descubierta al mundo a principios del s.XX por Édouard-Alfred Martel, el padre de la espeleología moderna, la garganta de Kakueta nos invita a adentrarnos en las entrañas de la Tierra. Un mundo mágico de paredes imposibles, soberbias cascadas y exuberante vegetación en el que nuestros pequeños exploradores se convertirán por unas horas en los protagonistas de una gran aventura, incluida en nuestra guía de “Rutas con niños en el Pirineo navarro”.

A partir de
3-4 años

Dificultad
Media

Distancia
3,5 km

Desnivel
75 +

Recorrido
Lineal

Carrito
Si

Cómo llegar

Desde la Piedra de San Martín, si venimos de Roncal, o desde la carretera D26, si venimos de Larrau, ya en Francia, tomaremos la D113 hacia Sainte-Engrâce hasta llegar a los aparcamientos de las “Gorges de Kakouetta”, desde los que deberemos andar unos metros por la carretera para llegar al bar La Cascade.

Descripción

Nuestro recorrido comienza en el Bar “La Cascade”. Tras adquirir el ticket en el bar y pasar el control de acceso, descenderemos brevemente por un amplio camino de tierra hasta alcanzar la orilla de un pequeño lago, un precioso remanso de aguas verdosas contenido por una presa situado aguas abajo. Nada más descender encontraremos una caseta con cascos que podremos coger para protegernos ante posibles desprendimientos dentro de la garganta, un pequeño aliciente extra para la aventura que estamos a punto de emprender.

Comenzaremos a bordear la lámina de agua por la izquierda salvando, en caso de necesidad, el desembarco del río Uhaïtza con la ayuda de una pasarela metálica. Al otro lado encontraremos un buen lugar para relajarnos, con aseos públicos y varios merenderos junto a la orilla del lago. A través de un selvático y húmedo bosque atlántico comenzaremos un breve pero fuerte ascenso seguido de un rápido descenso que, con la ayuda de pasamanos, nos dejará al fin en el margen derecho del río Kakueta. Sin pérdida posible avanzaremos por un camino amplio y llano hasta llegar a un pequeño túnel excavado en la roca, la particular puerta de acceso a las profundidades de la enorme Garganta de Kakueta.

Perfectamente acondicionada y sin apenas desnivel, comenzaremos a avanzar con la ayuda de varias pasarelas colgadas de las paredes verticales de la garganta, que en este punto se elevan más de 300 m y dejan apenas 3 m de anchura. El agua brota de los muros de piedra formando pequeñas cascadas y el musgo, los líquenes y los helechos recubren las rocas creando una de las postales más impresionantes del Pirineo occidental.

Recorridos 500 m desde el túnel y tras cruzar hasta dos veces el cauce del río, llegaremos a un pequeño ensanchamiento dominado por la espectacular cascada de Kakueta, un portentoso salto de agua de 20 m de altura por donde desagua parte del agua filtrada en el gran macizo cárstico de Larra-Belagua. Una pequeña senda ofrece a los más aventureros pasar por detrás de la cortina de agua de la cascada. Junto a la cascada encontraremos uno de los pocos lugares donde el desfiladero nos da un pequeño respiro para descansar y explorar con más detenimiento la excepcional flora y fauna del lugar. La alta humedad del desfiladero, que apenas recibe la luz de sol, es el hábitat perfecto para diferentes tipos de helechos y plantas rupícolas, como las bellas saxífragas, así como de mamíferos como el desmán del Pirineo, un pequeño y esquivo hocico en forma de trompeta. En los cielos, con un poco de suerte, podremos descubrir también el elegante vuelo de los buitres y quebrantahuesos que anidan en las interminables paredes de la garganta.

Dejaremos atrás la cascada y tras cruzar una vez más el cauce por un puente metálico, comenzaremos a ascender entre remansos y pequeñas cascadas con la ayuda de varios pasamanos. La humedad y el elevado tránsito de la ruta hace que algunos tramos sean especialmente resbaladizos por lo que deberemos prestar atención en todo momento a los más pequeños.

No tendremos que esperar mucho para alcanzar la Grotte du Lac, una gran cueva adornada de estalactitas y estalagmitas de la que brotan las aguas del río Kakueta y que marca el final de nuestro emocionante recorrido por las entrañas de la montaña. Con la ayuda de varias pasarelas podremos acceder con precaución a su interior (no accesible con mochilas portabebés) antes de emprender el regreso.

Mapa

Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

Forografías

Descubre nuestras guías de excursiones con niños:

Encuentra el mejor alojamiento al mejor precio para disfrutar del Pirineo navarro en familia. RESERVA AQUÍ

Artículos relacionados