Del Embalse de Cavallers al Estany Negre (Ruta de la Marmota en el Parque Nacional de Aigüestortes) 18 julio, 2017 – Publicado en: Excursiones con niños en Cataluña – Etiquetas: , ,

Desde la cabecera del Vall de Boi, en la comarca leridana del Alto Ribagorça, parte esta preciosa y exigente ruta para pequeños montañeros que rodea el embalse de Cavallers a la sombra de los Besiberris y se adentra en el Parque Nacional de Aigüestortes hasta alcanzar el idílico Estany Negre.

A partir de
6-7 años

Dificultad
Alta

Distancia
9 km

Desnivel
450+

Recorrido
Lineal

Carrito
No

Cómo llegar

Desde Caldes de Boí continuaremos por la carretera L-500 hasta llegar al final, donde encontraremos el aparcamiento de Cavallers, situado casi a 1.800 m de altitud bajo la presa. Junto al aparcamiento encontraremos la senda que nos llevará directamente a la coronación de la presa donde comenzaremos la excursión.

Descripción

Desde la presa del Embalse de Cavallers o de los lagos de Tor, construida en los años 60 para el aprovechamiento hidroeléctrico del río Noguera de Tor, iniciamos nuestro recorrido, conocido también como la Ruta de la Marmota. Dejando en todo momento las aguas del embalse a nuestra izquierda comenzaremos a rodearlo siempre pegados a su orilla. El camino sin apenas desnivel nos lleva entre pedreras y pequeños bosques hasta la cabecera del pantano, donde el camino asciende brevemente junto a la cascada que alimenta el embalse hasta alcanzar el Planell de Riumalo, un amplio llano surcado por los canales de agua que recogen las aguas que caen desde el Estany Negre y de los distintos barrancos que lo rodean.

El Planell de Riumalo, fácilmente accesible desde la presa, es un rincón espectacular y puede ser un buen objetivo si vamos con niños más pequeños o buscamos una excursión más relajada. Desde él podremos observar los imponentes picos quebrados del macizo de los Besiberris, que superan la simbólica altura de los 3.000 m, y descansar, jugar o refrescarnos en las aguas del río tranquilamente con toda la familia. Si tenemos un poco de suerte, durante el verano también podremos encontrar marmotas en las pedreras de las laderas que rodean el llano.

Al llegar al Planell de Riumalo encontraremos un desvío. Nosotros continuaremos avanzando hacia la derecha, siguiendo en todo momento los postes de color amarillo, y con la ayuda de una pasarela de madera continuaremos avanzando en dirección opuesta de las aguas. Un cartel nos anuncia que nos adentramos en los límites del Parque Nacional de Aigüestortes, momento en el cual comenzaremos a ascender de forma continuada por la zona conocida como Llastres de la Morta. Entre enormes bloques de granito, salpicados de pequeños bosques de pino negro comenzaremos a ganar altura con rapidez, obteniendo una espectacular panorámica sobre el embalse de Cavallers y el Pic de Comaloforno (3.029 m de altitud). Una preciosa cascada a mitad de la ascensión nos servirá de referencia. La superaremos por su parte superior, que cruzaremos con la ayuda de unas grandes piedras, y ya con un desnivel más moderado continuaremos hasta finalmente alcanzar la alargada cubeta del Estany Negre. El esfuerzo sin duda merece la pena. El lago de origen glacial es uno de los rincones más idílicos de todo el Parque Nacional, con la ventaja de estar mucho menos transitado que otros sectores del parque. Sin duda un excelente lugar para iniciar a los más pequeños en los paisajes alpinos de la alta montaña.

Siguiendo la senda, en el extremo opuesto del Estany Negre, descubriremos el Refugio de Ventosa i Calvell, situado en una posición privilegiada sobre las aguas del lago. El refugio es el lugar perfecto para reponer fuerzas antes de emprender el camino de vuelta, o si lo preferimos, pasar la noche para seguir explorando con calma los magníficos alrededores del Estany Negre.

banner_750x200_rutas_niños

Mapa


Descargar GPX      Descargar KML


Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

Fotografías