Geocaching, un juego para pequeños exploradores 7 febrero, 2017 – Publicado en: Actividades

geocachin-excrusiones-con-niños-juego-naturaleza (8)

 

¿Quién no ha soñado alguna vez en convertirse en un explorador en busca de tesoros ocultos? Meterse en la piel de Indiana Jones y desenterrar un pequeño cofre repleto de pequeños objetos. ¿Te imaginas? Pues esto es lo que nos propone el Geocaching, un juego global que se extiende por más de 200 países y ya cuenta con más se seis millones de jugadores, los geocachers.

El Geocaching es una práctica muy interesante para incorporar como complemento a nuestras excursiones con niños. Un aliciente más que podemos añadir a nuestras rutas para compartir la naturaleza de una forma diferente con nuestros pequeños exploradores.

 

¿Qué es el Geocaching?


El Geocaching consiste en buscar pequeños tesoros ocultos por todo el territorio, incluidos los núcleos urbanos, mediante el uso de un GPS. Una vez localizado el “cache” se registra el nombre y la fecha en un bloc que se guarda junto al tesoro y se vuelve a dejar en la misma posición en la que se encontró.

 

geocachin-excrusiones-con-niños-juego-naturaleza (4)


¿Cómo empezar?


Lo primero que hay que hacer es registrarte online en las páginas de búsquedas de geocaching  (www.geocaching.com) y crear un usuario. En esas páginas podrás buscar geocachings por zonas, dificultad, tipo, etc… ¡En todo el mundo existen más de 2.000.000 de caches escondidos!

Una vez dentro, te descargas la información o la guardas y ya estás listo para buscarlos. Cuando los encuentres, puedes valorarlos, hacer comentarios y dejar constancia en tu perfil de todos tus “descubrimientos”. Pero no solo puedes buscar los caches, también como usuario puedes esconder nuevos.

 

geocachin-excrusiones-con-niños-juego-naturaleza (2)


¿Cómo encontrarlos?


El usuario que ha escondido el “tesoro” publica sus coordenadas GPS y puede añadir alguna información descriptiva de su localización, así como el nivel de dificultad de la búsqueda u otras características. Con esos datos, provistos de un teléfono móvil o un GPS, introducimos las coordenadas que deberemos seguir hasta encontrarnos en la zona cercana al geocaching. Con ayuda de las pistas que nos han dado deberemos llegar a su localización exacta. Aquí entra la parte del juego detectivesco, pues en muchas ocasiones tendremos que buscar entre las piedras, enterrado, en el interior de una cueva o en los sitios más insospechados.

Lo más habitual es encontrar caches tradicionales que encontraremos con la ayuda de las coordenadas GPS y algunas pistas, pero en ocasiones es posible que encontremos multicaches, una variación dentro del juego que consiste en que cada vez que encuentras la ubicación dada, en ella hay una pista o acertijo para encontrar la siguiente, y tras varias localizaciones finalmente llegar al ansiado tesoro.

 

geocachin-excrusiones-con-niños-juego-naturaleza (6)


¿Qué encontramos?


Los caches son como pequeños cofres del tesoro… aunque éstos no están repletos de monedas de oro, sino de pequeños objetos cuyo valor es únicamente simbólico o sentimental: llaveros, muñequitos, pequeños juguetes… Normalmente los encontraremos en pequeños recipientes de plástico o en cajitas metálicas (puede que la propia descripción nos indique el tamaño). Una vez localizado el cache, podremos añadir nuevos tesoros o llevarte uno de los que hay, siempre que dejes otro objeto en su lugar. Junto a los tesoros, encontrarás además un libro de registro, una libreta en la que anotar tu nombre y fecha, como prueba de que lo has encontrado.

 

geocachin-excrusiones-con-niños-juego-naturaleza (1)

 

Para más información:

www.geocachingspain.es
www.geocaching.com