Un paseo por la isla de Tabarca 4 julio, 2017 – Publicado en: Excursiones con niños en Comunidad Valenciana – Etiquetas: ,

Situada a pocas millas de la costa alicantina de Santa Pola, la pequeña isla de Nueva Tabarca nos invita a descubrir la esencia del mediterráneo a través de un sencillo paseo para toda la familia. Un recorrido por todos los rincones de la isla que nos permitirá conocer un enclave natural privilegiado con una historia apasionante.

A partir de
3-4 años

Dificultad
Fácil

Distancia
4,5 km

Desnivel
50+

Recorrido
Circular

Carrito
No

Cómo llegar

A la isla de Tabarca se puede acceder desde varias poblaciones de la costa de Alicante. La opción más corta y económica parte desde Santa Pola, situada a unas 4 millas náuticas de la isla (7,5 km). Un recorrido que se realiza en menos de 15 minutos. Los barcos parten todos los días del año y con bastante frecuencia, y las distintas empresas que operan en Santa Pola ofrecen todo tipo de servicios: barco taxi, lanchas rápidas… Además de Santa Pola, también es posible llegar desde Torrevieja, Benidorm, Guardamar y la ciudad de Alicante.

Descripción

Situada frente al Cabo de Santa Pola, a apenas 3 millas náuticas de la costa, la isla de Nueva Tabarca (o simplemente isla de Tabarca) es en realidad un diminuto archipiélago formado por cuatro islotes; la Galera hacia el Sur, la Nao al Este, la Cantera al Oeste, y la isla Plana, la principal con cerca de 30 ha de superficie y la que recorreremos en su totalidad durante la excursión, en el centro.

La isla, declarada de interés cultural como conjunto histórico en 1986 y rodeada de una rica reserva marina, es un destino turístico muy popular, especialmente entre los meses de abril y octubre, cuando la afluencia a la isla es mayor. Por suerte la mayoría de los visitantes se centran en la parte occidental de la isla donde se haya la Ciudadela, dejando la zona más salvaje y natural, conocida como Campo de Tabarca, más libre.

El Puerto de la Caleta, puerta de entrada a la isla Plana de Nueva Tabarca, es también el punto de inicio de nuestro recorrido. En un primer momento dejaremos a un lado el acceso a la Ciudadella, que recorreremos al final del recorrido, y comenzaremos a avanzar hacia la izquierda, en dirección Este, pegados a la abrupta costa norte. Nada más comenzar desecharemos un camino a nuestra derecha y siempre bordeando la agreste costa de la isla nos dirigiremos en dirección a la Punta Falcó. La orografía de la isla, prácticamente plana y la vegetación dominada por prados salpicados por arbustos espinosos, perfectamente adaptados a la escasez del agua, nos permiten tener en todo momento una panorámica completa de toda la isla, con la Ciudadella a nuestra espalda, y la torre de San José, el faro y el viejo cementerio, a donde nos dirigimos, frente a nosotros.

Nada más superar el pequeño recinto del cementerio llegaremos a la Punta Falcó, un entorno agreste frente al que encontraremos el Islote de la Nao, siempre rodeado de cientos de gaviotas. Pegados a la costa, comenzaremos a avanzar por la costa Sur de la isla Plana, dejando a nuestra derecha el cementerio, hasta llegar a un desvío. En este punto podremos continuar pegados a la costa, o si lo preferimos, tomar el camino de la derecha que se dirige hacia el Faro de Tabarca y la Torre de San José, un antiguo fortín de planta cuadrada, antes de regresar de nuevo a la costa Sur, a la altura del Islote de la Galera.

La costa Sur, menos abrupta, se va abriendo en amplias playas, entre las que destaca la de la Galera, un lugar ideal, si el tiempo acompaña, para hacer un alto en el camino y refrescarse en uno de los pocos enclaves vírgenes del Levante. Desde La Galera continuaremos avanzando en dirección Oeste hasta llegar de nuevo a la Ciudadela, que desde este punto nos ofrece una espectacular panorámica, con la Platja Gran en primer término.

La Ciudadela amurallada de San Pablo, construida en el s.XVIII, es en realidad la huella de las numerosas civilizaciones que desde los griegos la habitaron. Desde el acceso principal, la Puerta de San Rafael, nos adentraremos en las calles rectilíneas de la Ciudadela, flanqueadas por tradicionales casas mediterráneas, hoy dedicadas en su gran mayoría al turismo. En el extremo occidental encontraremos la Puerta de San Gabriel, o de Poniente, que da acceso al Islote de la Cantera, cuyo nombre se debe a que es de aquí de donde se extrajo la gran mayoría de la piedra utilizada para la construcción de la Ciudadela.

Desde la puerta de San Gabriel es recomendable continuar por la muralla norte del recinto, conocido como Baluarte de la princesa y recorrer el paseo de ronda, pasando junto a la Iglesia de San Pedro y San Pablo, hasta alcanzar finalmente el puerto de la Caleta, el final de nuestro recorrido por esta pequeña joya del mediterráneo.

banner_750x200_rutas_niños

Mapa


Descargar GPX      Descargar KML


Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

Fotografías