Turó de Matagalls desde Collformic 21 febrero, 2021 – Publicado en: Excursiones con niños en Cataluña – Etiquetas: ,

matagalls

Situado en el corazón del macizo del Montseny, se erige la emblemática cumbre del Matagalls (1.697 m). La subida desde Collformic es una de las rutas clásicas del excursionismo catalán. Un recorrido perfectamente señalizado con impresionantes vistas, en el que es habitual encontrar vacas y cabras que no dejarán indiferentes a los más pequeños. Ruta incluida en la guía «Rutes amb nens a prop de Barcelona», de Marta García París y Gerard Valls Apecechea.

A partir de
5-6 años

Dificultad
Alta

Distancia
8 km

Desnivel
550 +

Recorrido
Lineal

Altitud max.
1.697 m

Cómo llegar

Tomando la C-17 en dirección a Vic, seguiremos, a la altura de Tona, por la BV-5301 hasta llegar al Restaurando Collformic. Unos 500 metros más adelante, a la izquierda, encontraremos un aparcamiento donde se inicia la ruta.

Descripción

Desde el aparcamiento nos adentraremos por una pequeña vereda entre árboles, siguiendo los hitos blancos y rojos del sendero de gran recorrido GR 5-2. A pocos metros de comenzar, cruzaremos una riera con ayuda de un puente de madera, y unos minutos más adelante llegaremos a la Cruz de los Carlistas; un monumento que conmemora la muerte de 110 liberales de Vic a manos de los carlistas durante la Tercera Guerra Carlista.

Desde aquí, siguiendo las indicaciones hacia el Matagalls, tomaremos el camino ascendente para enseguida cruzar una pista de tierra (que dejaremos a nuestra izquierda). Nosotros seguiremos por el sendero que continúa hacia la derecha para adentrarnos durante 200 m en un robledal; el único tramo de sombra de todo el recorrido. Al salir del bosque continuaremos el camino hasta cruzar de nuevo la pista de tierra, donde encontraremos nuevas indicaciones, y seguiremos ascendiendo. En este punto el sendero se estrecha, haciéndonos andar en hilera al tiempo que se nos ofrece una primera vista de la cumbre del Turó Gros. Deberemos seguir aproximadamente medio kilómetro por esta vereda con fuerte pendiente, flanqueado por arbustos bajos, hasta llegar al Pla de la Barraca (1.370 m).

A partir de este punto comenzaremos a avanzar durante unos 400 m por un terreno más llano en el que es habitual encontrar ganado paciendo durante la primavera y el verano (hay que tratar siempre con respeto los animales y mantener las distancias, sobre todo si hay ejemplares jóvenes con sus madres).

Antes de comenzar de nuevo a ganar altura, a nuestra izquierda, a 20 m del camino, encontraremos un antiguo Pozo de Nieve, utilizado para almacenar la nieve del invierno con el objetivo de disponer de hielo el resto del año para conservar alimentos y con fines terapéuticos. Superado el pozo de nieve comenzaremos a ascender con fuerza durante algo menos de medio kilómetro, avanzando por un camino difuso en el que deberemos estar atentos para seguir los hitos blancos y rojos. Una vez arriba, y ya sin apenas desnivel, divisaremos por primera vez la cumbre del Matagalls. Avanzando ahora por un terreno amable, dejaremos el Turó Gros (1.525 m) a nuestra derecha hasta llegar al Collet de l´Estanyol, un lugar perfecto para pararse a descansar y recuperar fuerzas a la sombra de un pequeño bosque de hayas, que encontraremos a la izquierda del collado.

Sin pérdida posible, avanzando por la izquierda del Turó de la Morera, llegaremos al Coll de Llops, desde donde, si vamos sobrados de fuerzas, podemos acercarnos a la Font Freda tomando la pequeña senda que sale a nuestra izquierda. Nuestro objetivo ya se encuentra cerca. Desde el Coll de Llops tan solo nos restará avanzar 600 m hasta alcanzar la cumbre del Matagalls (1.697 m), en la que encontraremos un vértice geodésico, un altar y varias placas conmemorativas en homenaje en el padre Claret, al poeta Jacinto Verdaguer y al Mossèn Jaume Oliveras, quien hizo por primera vez la travesía Matagalls-Montserrat.

Desde este punto, y con la emoción de haber logrado una cumbre emblemática, podemos disfrutar de una espectacular panorámica y contemplar el Cadí, el Puigmal o el Canigó de un vistazo. Más cerca encontraremos las cumbres del Turó de l´Home y Les Agudes, y podremos también divisar la cordillera litoral y prelitoral (Collserola, Montnegre i Corredor, Sant Llorenç de Munt…), así como la Plana de Vic. En un día claro es incluso posible divisar el Montsec, las Guilleries, el Pedraforca o las islas Baleares. Una vez conquistada la cumbre, iniciaremos el descenso, con mucha concentración, por el mismo camino que a la ida.

Importante

Al tratarse de una ruta que transcurre por media-alta montaña, hay que tener especial atención con la previsión meteorológica y escoger un día donde el tiempo sea favorable. Es muy común en invierno encontrarnos gran parte de la ruta cubierta de nieve o hielo. Hay que evitar subir con niños pequeños en pleno invierno, con mucho viento o cuando haya niebla.

Mapa

Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

Fotografías

Descubre nuestras guías de excursiones con niños:

Encuentra el mejor alojamiento al mejor precio para disfrutar cerca de Barcelona en familia. RESERVA AQUÍ

Artículos relacionados