Itinerario por la Gola del Pujol en la Albufera de Valencia 21 febrero, 2017 – Publicado en: Excursiones con niños en Comunidad Valenciana – Etiquetas: ,

excursion-niños-albufera-valencia (2)

Conocida por los árabes como buháira, “mar pequeño”, la Albufera de Valencia es uno de los espacios naturales más sorprendentes, importantes y accesibles de la Comunidad. Un frágil entorno de marjales, arrozales, dunas y extensas pinadas que han dado como resultado un enclave único de un alto valor medioambiental y sociocultural. El itinerario por la Gola del Pujol nos permite explorar en familia los distintos habitats que componen el Parque Natural de la Albufera.

A partir de
3-4 años

Dificultad
Baja

Distancia
3 km

Desnivel
0

Recorrido
Circular

Carrito
No

Cómo llegar

Desde Valencia tomaremos la Autopista del Saler V-15. Continuaremos recto en dirección al «Perelló» y la Devesa hasta llegar a la Gola del Pujol, situada cerca del km 10 de la CV-500.

Descripción

Comenzamos la ruta en el acceso al Itinerario botánico, que encontraremos nada más entrar a la carretera que sale al Sur de la Gola del Pujol. La ruta, perfectamente señalizada, se adentra a través de un amable sendero en el segundo cordón dunar. Una zona, conocida como La Pinada, que se caracteriza, además de por la presencia de numerosos pinos rodenos, por una espesa e impenetrable vegetación de maquia, donde abunda la coscoja, el mirto, el palmito o las siemprevivas, que en primavera tiñen la pinada de amarillo. Un auténtico paraíso botánico que podremos descubrir con la ayuda de hasta diez paneles.

Tras recorrer 800 m abandonaremos la senda y entroncaremos con un paseo que hacia la izquierda, y a los pocos metros, llega hasta el final de una carretera. El vial sirve para el control y el acceso de bomberos a la zona, y es, junto al Estany del Pujol (0,9 km), al que llegaremos tras avanzar unos 100 m en línea recta, las únicas estructuras que permanecen del plan urbanístico que en los años 70 pretendía edificar esta zona de la devesa. El plan, que por fortuna no siguió adelante, destruyó el primer cordón dunar y generó un gran lago artificial, el estany del Pujol, en el que estaba proyectado un puerto deportivo. La reconstrucción de la zona ha vuelto a recuperar el primer cordón dunar, así como las zonas de mallada o depresiones interdunares, donde se han eliminado los eucaliptos plantados para desecar el terreno, devolviendo en parte su aspecto original. Es importante señalar que por seguridad no está permitido el baño en el estany del Pujol.

Siguiendo el camino continuaremos nuestra marcha rodeando el lago por la derecha y tras recorrer 500 m giraremos por un desvío a la izquierda hasta alcanzar la Playa de la Devesa (1,6 km).
Avanzando entre las dunas y la orilla llegaremos a la Gola del Pujol (2 km), que remontaremos hasta llegar a una pasarela sobre el canal por la que discurre el Camí Vell de la Devesa. En este punto encontraremos el inicio del Itinerario histórico de la Gola del Pujol.

Construida en 1953, el nombre de la Gola tiene probablemente su origen en referencia a las dunas que se encontraban en este lugar (colina es pujol en valenciano). De hecho, en dirección al mar, podremos observar el Muntanyar del Pujol, una duna de casi 10 m que se libró de los planes urbanísticos. La Gola es uno de los tres canales que comunican directamente la Albufera con el mar y el único que lo hace de forma directa.

El itinerario, de apenas 700 m, nos conduce de nuevo a través de la pinada, paralelos en todo momento a la Gola, de la que podremos saber más gracias a diversos paneles informativos. Finalmente, ya en las inmediaciones de las compuertas que permiten regular el nivel de las aguas de la Albufera, llegaremos de nuevo a la carretera, en el mismo punto donde dimos inicio a nuestra ruta.

banner_750x200_rutas_niños

Mapa


Descargar GPX      Descargar KML


Nota: Las edades propuestas en cada ruta están basadas en la distancia, el desnivel y la dificultad (baja, media o alta) que el terreno tiene para un niño. La capacidad psicomotriz puede variar notablemente de un niño a otro, por lo que hay que entender estas recomendaciones como una referencia. Serán las capacidades de cada niño las que marquen en último lugar la idoneidad de una ruta.

Fotografías