10 lugares imprescindibles para visitar en el Pirineo catalán con niños 3 mayo, 2016 – Publicado en: Cataluña, Pirineos, Viajes

pirineo-catalan-excursiones-niños (8)

 

Desde los fabulosos lagos de Aigüestortes hasta las intrincadas y mágicas formas del Cap de Creus. Desde los imponentes paisajes verticales labrados por el agua en el Pallars hasta los sorprendentes volcanes que salpican la comarca de la Garrotxa. Desde los encantadores pueblos de la Val d´Aran hasta la majestuosa cara Norte del Cadí. Desde la elegante simplicidad de sus iglesias románicas hasta sus tradiciones milenarias. Desde la magia de las montañas andorranas hasta la belleza y simbolismo de la Vall de Núria. Desde las afiladas cumbres de los Besiberris hasta las azuladas aguas del Mediterráneo. El Pirineo nos descubre un territorio inmensamente rico y variado en el que la tradición, la leyenda, la historia y la naturaleza se confunden entre sí para crear un escenario prodigioso.

El Pirineo catalán es un territorio mágico, envuelto en misteriosas leyendas de ninfas, gigantes y todo tipo de seres mitológicos, que ofrece a los niños un abanico sinfín de posibilidades. Aquí os traemos algunas de esas posibilidades. 10 lugares imprescindibles para visitar en el Pirineo catalán con niños. Tan solo una diminuta muestra de todas las opciones que el Pirineo catalán nos ofrece y que hemos ido descubriendo al elaborar la guía “Rutas con niños en el Pirineo catalán y Andorra”. ¿En cuántos de estos maravillosos lugares has estado?

 

banner_750x200_rutas_niños

 

1. Congost de Mont-Rebei


Aquellos que lo han visitado de inmediato sabrán donde se encuentra, en cambio los que no lo conocen enseguida querrán saber donde está. Frontera natural entre Aragón y Cataluña, el Congost de Mont-Rebei es uno de los espacios naturales más singulares de todo el Prepirineo. Un estrechísimo desfiladero por el que el río Noguera Ribagorzana se abre paso dividendo en dos la Serra del Montsec y por el que discurre un emocionante pero sencillo camino excavado en la roca. Sin duda toda una aventura para los más pequeños (y los no tan pequeños).

 

Congost de Mont-Rebei

Congost de Mont-Rebei

2. Fageda d´en Jordà


A un paso de Olot, la Zona Volcánica de la Garrotxa es sin lugar a dudas uno de los parajes más peculiares del Prepirineo catalán. Un territorio salpicado por antiguos volcanes, como el de Santa Margarida o el del Croscat, en el que destaca la popular Fageda d´en Jordà. Un hayedo excepcional que se extiende sobre la antigua colada de un volcán creando un mundo de ensueño que durante el otoño se viste de gala. Un marco incomparable para una excursión apta para toda la familia que seguro no defrauda.

 

Fageda d´en Jordà

Fageda d´en Jordà

3. Vall de Boí


Este encantador valle pirenaico ofrece multitud de opciones para toda la familia. En invierno la estación de Boí-Taüll es el lugar ideal para iniciarse en el deporte del esquí en un entorno incomparable. En verano nos permite acceder con facilidad al Parc Nacional d´Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, a través de algunos de los mejores senderos del parque para disfrutar en familia. Y durante todo el año nos permite disfrutar de sus iglesias románicas, Patrimonio de la Humanidad, que salpican uno de los rincones más bellos y accesibles del Pirineo catalán.

 

Vall de Boí

Vall de Boí

4. Santuario de Núria


Si hay un lugar emblemático en el Pirineo catalán, ese es el Santuario de Núria, enclavado en un preciso valle glaciar a 2.000 metros de altitud, la vall de Núria es un lugar excepcional para visitar en familia. La ascensión hasta el santuario, ya sea en el tren cremallera o caminando por el Camí Vell, es ya de por sí una experiencia inolvidable, y por si fuera poco, una vez en la Vall de Núria la oferta de actividades para toda la familia no tiene fin: paseos en pony, circuito de orientación, tiro con arco, talleres, parques lúdicos…

 

Santuario de Núria

Santuario de Núria

5. Teleférico de la Vall Fosca


Aislada durante décadas, la estrechez y angostura de la Vall Fosca esconde uno de los lugares más fascinantes del Parc Nacional d´Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Un impactante paisaje de alta montaña salpicado de decenas de lagos que, gracias a la ayuda de un teleférico, legado de los ingentes trabajos para el aprovechamiento hidráulico de esta zona lacustre, podremos acceder en familia con relativa sencillez. Un lugar repleto de sorpresas, donde la belleza de la alta montaña se combina de forma excepcional con el ingenio del hombre y la fuerza de la naturaleza.

 

Camino a la Estany Tort, en la cabecera de la Vall Fosca

Camino al Estany Tort, en la cabecera de la Vall Fosca

6. Prat de Cadí


Enclavada en la ladera meridional del valle de la Cerdanya, la pequeña población de Estana es el punto de partida de una de las rutas más populares del Parque Natural del Cadí-Moixeró. Una visita imprescindible que, a través de la Serra de Mataplana, nos acerca hasta el Prat de Cadí y la base de la impresionante muralla rocosa de la cara norte del Cadí. Un rincón mágico que, rodeado de magníficos bosques de pino negro y frecuentado por el ganado, hará las delicias de los más pequeños.

 

Prat de Cadí

Prat de Cadí

7. Parc Natural de Cap de Creus


El último suspiro de los Pirineos antes de sumergirse definitivamente en las aguas del Mediterráneo nos tiene reservado una última sorpresa. Un paraje marciano, de una geología excepcional en el que durante milenios la fuerza del mar y de la tramontana han moldeado a su gusto, creando formas imposibles que harán volar la imaginación de todos: camellos, cangrejos, conejos, águilas…todo es posible en el maravilloso mundo de fantasía del Parc Natural de Cap de Creus.

 

Parc Natural de Cap de Creus

Parc Natural de Cap de Creus

8. Los lagos escondidos de la Cerdanya


Escondidos bajo las montañas redondeadas que configuran la frontera entre la Cerdanya y las tierras andorranas, descansan pequeños lagos como el de la Pera, l´Orri o de Malniu. Excursiones para toda la familia con las que explorar y descubrir uno de los parajes de alta montaña más accesibles e interesantes del Pirineo.

 

Estany Gran de la Pera

Estany Gran de la Pera

9. Montgrony y la leyenda del Comte Arnau


Envuelta en la leyenda, la Serra de Montgrony es un paraje excepcional de gran valor medioambiental y vistas excepcionales, en el que las leyendas e historias de diablos y caballeros malditos se entremezclan con rincones mágicos como el Forat de Sant Ou, el Gorg de Banyuts, el castillo de Mataplana o las escaleras de la Mare de Déu de Montgrony, por las que al no pagar a sus siervos lo acordado por su construcción, según la tradición, el mítico Comte Arnau fue condenado a vagar hasta la eternidad.

 

Vistas del Pedraforca desde la Serra de Montgrony

Vistas del Pedraforca desde la Serra de Montgrony

10. Val d´Aran


Atravesado por las aguas del río Garona, el único valle catalán que vierte sus aguas hacia el Atlántico tiene algo de especial. Su orografía, sus costumbres, su historia hacen de la Val d´Aran un lugar único para disfrutar de los Pirineos con niños. El santuario de Montgarri, el circo de Colomèrs, el Saut deth Pish o el Uelhs deth Joeu, son tan solo unos de los muchos atractivos que ofrece la Val d´Aran para visitar en familia.

 

Santuario de Montgarri

Santuario de Montgarri

Extra: Andorra


No podíamos dejar de incluir en este listado el Principado de Andorra. Un diminuto país que enclavado entre las montañas del Pirineo catalán ofrece un sinfín de alternativas para disfrutar de la naturaleza en familia: estaciones de esquí, parques faunísticos, actividades al aire libre o excursiones con niños, que unido a la excelente oferta de apartamentos que podemos encontrar en webs como Hundredrooms, permiten disfrutar de sus montañas durante todo el año.

 

estanys de tristaina

Estanys de Tristaina